14 nov. 2010

Bistrot Guggenheim - Menú Naturaleza


Pues la verdad que ya tenía ganas de compartir y sobretodo, degustar, una buena comida (además de estar en un marco incomparable), y al no tenerla prevista, pues se pueden hacer idea de lo satisfecho que sale uno en estos casos (después incluso, de la hora de pagar).

Todo empieza el Domingo pasado, día del Señor y de Fiesta en mi caso, en que se nos ocurre la idea de ir a Bilbao, sin idea fija, y sin conocer mucho, y con la climatología que tuvimos, pues tiramos de lleno al gran Museo Bilbaíno.

En el que después de llegar, encontrar y aparcar, se nos hizo la hora de comer.
Después de encontrar el restaurante, tocaba elegir entre el Bistrot o el restaurante Carta, lo que en nuestro caso, como amantes de la cocina, conocedores del buen hacer de su chef, Josean Alija, y "stagiéres" en otro restaurante, hizo que nos decantásemos (muy a nuestro pesar), por la opción más económica.

Encontramos mesa sin haberla reservada, y a partir de aquí empieza nuestra comida que iba a constar de,
  • Aperitivo
  • Huevo a Baja Tª, sopa de cebolla roja y Crocantes de panecillos
  • Albóndigas en Salsa Vizcaína
  • Carrilleras de Cerdo Ibérico Glaseadas, puré de Apio-nabo y Vainilla
  • Bizcocho ligero de Chocolate, mousse de café y crema helada de miel
Además de incluir en el menú una botella de vino tinto Palaciego, D.O. Ca Rioja (correcto) y un pan (de los grandes, justo debajo en la escala, de uno de Cea), del que repetimos en más de una ocasión.

Por cierto muy bien atendidos en todo momento por el equipo de Sala.

Comenzamos,

El aperitivo - Crema de Calabaza con aceite de Albahaca

Buena opción para empezar, y se agradece con el día que hacia y la baja Tª, algo caliente. Bien.

El Huevo
Aquí ya empezamos a disfrutar del menú, además de apetecer un plato de "cuchara" y una sopita (muy buena), los diferentes sabores empezaron a aparecer.

Las albóndigas

Pues seguimos creciendo, muy buen bacalao y una salsa de rechupete (aquí empezamos a dar la vara a los camareros con el pan). Aunque creo que nos agradecerían el estado en que dejamos los platos (prácticamente listos para volver a utilizarse).

Las Carrilleras

Pues a pesar que en muchos sitios aparecen carrilleras por todos lados (hay gente que dice haberlas visto incluso en los parkings o Baños de algunos restaurantes), nunca las había probado de cerdo, además de estar perfectamente cocinadas, se acompañaban de un puré (muy sorprendente) y que combinaba muy bien con los sabores (además de incluir una de mis debilidades, la vainilla). La cosa ya era para tirar cohetes.

El postre

Y continuamos subiendo el Tourmalet, llegando a la cima con un bizcocho (creemos que terminado en microondas) muy esponjoso, acompañado de un helado : Níquel !!, Magnific !!! incruayabel, que nos dejo los 3 reconociendo y sorprendiendo por su sabor, que no caímos hasta preguntar (de nuevo torear a los camareros), en que era de Miel. Con una base de mousse de café que le iba al pelo.

(Mientras pedimos la cuenta, se nos agasajó con unas mini-magdalenas de canela)

En definitiva que pagamos cada uno 27 € (23 €+IVA), por una comida de agárrate (todo muy sabroso, en su punto óptimo, y sin "Chumindadas"), en un marco incomparable y a buen precio. La verdad que un sitio muy recomendable, y con ganas de repetir a probar otros platos del Sr. Alija. Así da gusto...

Les seguiremos informando.

2 comentarios:

Paulina dijo...

Vaya que si te pusiste las botas Alex! menuda pinta tiene el menu, y el precio? super barato! La verdad es que hay veces que se paga mas por menus vergonzosos. Habra que ir a Bilbao a probar la cocina de este restaurante. Un saludo.

lamagiadelfogon dijo...

Pues la verdad que sin duda, es un lugar muy recomendable, Paulina.
Fue lo mejor del día, y como dije, te quedan las ganas de ir a probar algo más.
Saludos